Gema sobre lapislázuli

Esta gema de lapislázuli y plata dorada, que data del siglo XVII, representa el célebre mito de Apolo y Dafne.

Sobre un fondo azul intenso de una piedra en lapislázuli, enmarcado en una montura de plata dorada, resalta el elegante perfil de Apolo que, con un arco y una aljaba sobre los hombros, persigue a la ninfa Dafne, cuyos brazos en alto se transforman en ramas de laurel. El grabado que representa al célebre mito de Apolo y Dafne data del siglo XVII.

LA COLECCIÓN

La obra

Sobre una fina placa de lapislázuli con un marco en plata dorada, se representa la atormentada historia de amor de Apolo y Dafne. En la escena, el dios persigue a la ninfa intentando agarrarla, mientras que ella, elegantemente vestida con una larga y antigua túnica, se escapa de su amor transformándose en un hermoso árbol de laurel que los separará para siempre: sus brazos en alto hacia el cielo se convierten en flexibles ramas, sus pies en robustas raíces, su sinuoso cuerpo se cubre de una blanda corteza y su delicado rostro desaparecerá entre las frondas de la copa.

«Puesto que no puedes ser mi mujer, serás mi árbol predilecto: de ti siempre, laurel, estarán decorados mi cabello, mi
cítara y mi aljaba». De esta forma Ovidio describe las palabras de Apolo que, al no poder quedarse con su amada, abraza la planta verde que, a partir de aquel momento, se convertiría en símbolo de su culto por excelencia.