Tablero de mesa de piedras duras

Este tablero de mesa con jarrones, flores, pájaros, sarmientos de uva y espigas es un mosaico de piedras duras que data del siglo XVII.

Con una vasta colección de muestras compuestas por más de 600 piedras procedentes de todo el mundo, la familia Médici dio inicio al antiguo y preciado oficio artesanal de piedras duras. El tablero de mesa con grabados multicolores sobre una base de calcedonia oriental es uno de los extraordinarios ejemplos de esta antigua técnica que aprovecha la paleta de colores naturales de las piedras para crear efectos pictóricos.

LA COLECCIÓN

La obra

«Las piedras duras son un material que permite crear grabados en cualquier tipo de trabajo y, por este motivo, conservan más la antigüedad y las memorias que en cualquier otra materia». De esta forma describía Vasari el arte
del commesso, o mosaico, florentino y este tablero es un extraordinario ejemplo de ello: un mosaico de piedras duras que representa un variado jardín paradisíaco en el que destacan, como protagonistas, dos grandes jarrones dorados que contienen flores y aves exóticas con plumas mágicamente petrificadas.

Al lado de los mismos, sobre los sarmientos, se posan los pájaros que, en el mundo cristiano de las imágenes individuales, representan a los beatos del paraíso, mientras que las orugas y las mariposas hacen referencia a la muerte y a la resurrección. Entre las piedras del mosaico, unos hilos de oro en los nervios y las espigas de trigo
diseñan un delicado contrapunto de luz sobre la fantasmagórica policromía de este jardín del Edén formado por taraceas sobre un fondo de calcedonia que crea un efecto iridiscente gracias a unas láminas de plata.